domingo, 5 de julio de 2015

VOLTEAR LA PAGINA Y REPLANTEAR EL CAMINO PARA LA 2015-2016

Para Diriangen perder la final del Clausura, donde no se ganó puntos, ahora debe de ser tema de evaluación y tomar las mejores decisiones que convengan a la organización.
LUSACO
En la vida cada derrota deja una lección por aprender; si bien es cierto DIRIANGEN FC pierde una batalla más, la verdad es que se acumula experiencia para afrontar un futuro donde podría seguir teniendo protagonismo, pero definitivamente la estrategia debe de cambiar.

La generación actual de jugadores del DIRIANGEN FC si bien es cierto serán recordados por haber perdido una final más ante el acérrimo rival REAL ESTELI, no deben de sentirse deprimidos o pensar -en la mayoría de los casos- que sus carreras ha finalizado. 

Por el contrario, hay una buena cantidad de jóvenes que recibieron la oportunidad de mostrarse, algunos rindieron y otros quedaron a deber; hubo un alto porcentaje que dejaron todo en la cancha demostrando en todo momento profesionalismo al defender la casaca más antigua de nuestro balompié ... hay otros a los que debe agradecer y rellenar sus plazas con nuevos refuerzos.


Los que se quedan, esos jugadores deben levantarse anímicamente, dar vuelta a la página, superar el impacto emocional de esa tarde donde el título no pudo quedar en casa y comenzar a trabajar para mejorar… al menos los que la dirigencia actual decida que deben continuar en el club.

La Junta Directiva, los que toman las decisiones clave, desde hoy mismo debe de sentarse a evaluar con la cabeza bien fría y con el corazón bien lejos, cada una de las decisiones tomadas y las consecuencias de ella, lo bueno y lo malo que han realizado con sus mejores intensiones pero sin resultado alguno. 

Evidentemente hay que redefinir los objetivos de corto y mediano plazo, organizar lo que adentro pueda estar desorganizado y administrar lo mejor posible los recursos disponibles para no seguir cayendo en el error de los últimos años donde evidentemente ha faltado un poco más de visión.

DIRIANGEN siempre produce jugadores para estar peleando por el título pero falta combinarlos con jugadores que marquen diferencias.
Los resultados hablan por sí solo. La organización está muy cerca de cumplir una década sin ganar absolutamente nada y algo se tiene que replantear para bien del equipo y de toda esa fiel afición que siempre está ahí diciendo presente sin importar las circunstancias, la adversidad o el rival de turno.

El recién concluido torneo pudo haber sido clave para DIRIANGEN porque hubo ofrecimiento público de ayuda de una nueva administración que evidentemente además de la capacidad de gestión y la visión empresarial, tenía claro los objetivos y las medidas a tomar para tener un equipo "modelo" a nivel nacional, aunque para algunos eso significara cortar algunos males de raíz o apostar a sangre nueva. 

El dilema y la polémica estará por siempre acompañando este tema, pues ni el tiempo se puede retroceder ni existe forma alguna que pueda revertirse lo que se ha perdido.

Por lo anterior y por la cercanía del Centenario del Club, con mucha mayor razón la actual dirigencia blanquinegra debe de afrontar el reto de la temporada futbolística 2015-2016 con cambios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada